El último bohemio regresa a su semilla

El último bohemio regresa a su semilla

Humilde y entregado era Lamadrid, quien expuso sus obras en numerosos países, pero jamás viajó al extranjero.

Embadurnado hasta los pelos, con el eterno cigarrillo y la música clásica de fondo, parece vérsele aún ante el caballete que instaló en su cuarto, donde nada tenía un lugar fijo y las reglas, como en toda su vida, hacían acto de ausencia. En la pared, sobre su cama, el único retrato al óleo para el que alguien posara nunca ante el pintor de la ciudad: un Lamadrid joven y atractivo, sin ciertos rasgos recargados. Así lo vio el pincel de Antonio Díaz, así le habría gustado ser, aunque no padecía por su físico.

“¿Lama, adónde vas con ese parche de pintura en la espalda?”, solía preguntarle, entre risueña y regañona, la alumna a quien la vida lo uniría en una convivencia que se extendió por un cuarto de siglo. María Virginia Llanes todavía no controla el instinto de servirle el café y extraña sus habituales desatinos. “Tú deberías haber nacido en el siglo XVII o XVIII”, le dijo alguna vez, admirada por su conocimiento enciclopédico y su alabanza a todo lo concerniente a aquella época.

Remberto Lamadrid Bernal no aparecía en el Registro Nacional de Creadores. Tampoco los papeles, arreglados a destiempo con el auxilio de amigos, le abrieron las puertas de la UNEAC, en cuya sede se le vio casi a diario. No le importaban las convenciones. Era feliz así y aunque aceptar cualquier bien material le resultaba fácil privilegió su entrega a los demás en detrimento de su propia obra y fortuna.

Lo impulsaba un ansia febril: incentivar el dominio de las artes y promover a los creadores, ya fuera a través de visitas a lejanos lugares adonde iba gozoso— hubiera o no transporte y dieta—, o mediante eventos de participación en cualquier punto de la isla, donde lo respetaban por su pericia y percibían que sin él la ocasión perdía brillo.

Cuentan que muchos le deben el agradecimiento por tanta noche de desvelo y tanto rasgo corregido, en aquella especie de cofradía en la cual la entera libertad creadora era su máxima; que adoraba a su madre y amaba a una mujer con un amor platónico e inconfesado; que salió del mundo con el mismo silencio que consiguió vivir, aunque no pocas veces se hacía notar sin el menor propósito, en una suerte de necesidad de ser él cuando las circunstancias exigían otra cosa.

¿Velaría el calendario para morir el propio día en que nació su madre, el propio día en que ella cerró los ojos? Acaso la campiña de Cabaiguán, por donde se infiltró en el mundo en 1939, le susurró volver; acaso allí nació el deslumbramiento de girasoles y hongos que eternizó en su obra y prefirió el lugar para sus nuevas travesuras. Lo cierto es que se fue, no sin honrar salones grandes y pequeños con trazos, formas y colores que jamás quiso encasillar, que viajaron el mundo sin que él se despegara de su tierra; no sin asegurarse de que su amor ya no florecería en estos predios.

Sin su juez principal queda el Santiago. Las calles enramadas, las vidrieras y centros de trabajo que lucieron trofeos por más de 30 años lo grabaron muy bien: fallo de Lamadrid, santa palabra. Allá, en el parnaso donde Juanito, el Monje, aguarda el nuevo encuentro, prepararán el té de siempre y harán su oda al albedrío entre humo, café y ron; harán su canto en lienzo a la amistad y al arte que consumió sus vidas.

 

Anuncios

Acerca de cubaicani

Soy una filóloga devenida periodista que adora su país y siente por todos los demás. Me gusta leer, escuchar canciones, cantar en español y en ruso, rememorar letras de poesías que aprendí en la infancia o en la adolescencia. Quisiera que un día cercano no hubiera guerras en el mundo, que todos los niños fueran felices y que el amor moviera a cada ser que existe en este u otro planeta.
Esta entrada fue publicada en amigo, amor, artístico, artes plásticas, bohemio, CUBA, escuela, madre, muerte, Uneac y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El último bohemio regresa a su semilla

  1. Beenn reading this site for awhile now, always has genuinely excellent posts andd topics please keep it up!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s