Hagamos el amor

Nuestra calle en Guisa.

—Podemos echar un palito si tú quieres — dijo él casi en un susurro, levantando levemente la cabeza.

—No se puede, porque yo soy tu hija y tú eres mi papá —, dijo ella, entre azorada por el matiz de la propuesta (más bien por el léxico) y conmovida por la resurrección del amor.

—No se puede, ¿eh? —replicó él en tono meditabundo, con la mirada repleta de ayer.

—No se puede —reiteró ella con los ojos húmedos.

Entonces él, sobre la cama en la que descansaban, con una pierna doblada y otra extendida, colocó de nuevo su cabeza sobre el vientre de Ella, donde se refugió por más de tres décadas hasta que Ella se fue a la tumba.

Anuncios

Acerca de cubaicani

Soy una filóloga devenida periodista que adora su país y siente por todos los demás. Me gusta leer, escuchar canciones, cantar en español y en ruso, rememorar letras de poesías que aprendí en la infancia o en la adolescencia. Quisiera que un día cercano no hubiera guerras en el mundo, que todos los niños fueran felices y que el amor moviera a cada ser que existe en este u otro planeta.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s